La aventura del autoconocimiento 2

Parte 2

El momento de cada quien es único. En nuestra escuela, asistir a los programas es una decisión personal. Involucrarse en un proceso de autoconocimiento y aprovecharlo de la manera adecuada es muy poderoso, pero definitivamente debe ser consciente.


Nos ha pasado que llegan a la escuela personas que no están listas para vivir este proceso de autoconocimiento. Llegan de parte de una empresa o un familiar, o de personas que valoran nuestra propuesta pero la decisión de ese viaje a su interior no es voluntaria. Entonces no aprovechan el proceso.


Con todo lo que hemos vivido desde el 2020 y ahora en el 2021, las reglas del juego cambiaron. Ahora conocerte a ti, cuáles son tus talentos y tus potencialidades, los factores que te hacen único, el conjunto de rasgos que te diferencian, sentirte bien contigo mismo y saberte manejar como líder de tu propia vida, va a ser algo que te hará destacar de ahora en adelante.

Si antes mis talentos técnicos como saber hablar en público, me podían diferenciar, hoy cuando todo se consigue y la información se puede consultar tan fácil, es clave que te sepas manejar.

Saber para qué soy bueno, cómo lo desarrollo, cómo lo hago, cuáles son mis talentos, mis virtudes y qué me llena de energía, es clave. Y para hacerlo necesito vivir procesos que me permiten conocerme y manejarme.

Así como la revolución industrial, tecnológica y digital se han dado y son reconocidas por todos, hoy estamos en lo que yo llamo la revolución de la consciencia donde definitivamente tenemos que atarnos a lo que estamos viviendo. Por eso en la escuela hablamos de quién estoy siendo.

Ser tu mejor versión es tener una actitud de aprendiz ante cada persona y cada situación. Porque todo te enseña. Tu proceso no está listo, ni acabado. Siempre estás siendo y, ser consciente de ello requiere valentía para seguirte desarrollando, creciendo para poder proyectarte.


¿Qué perdemos si no aplicamos cualquier camino para auto conocernos?

Cuando no me conozco, la capacidad de cambio y evolución es muy lenta porque me sigo enfrentando a los mismos saboteadores, a las mismas creencias limitantes y a los mismos miedos que me han detenido durante toda la vida, cambias por consecuencia de lo que vas viviendo y muchas veces no para ser tu mejor versión, si para defenderte y evitar que te vuelva a pasar lo mismo.

Nadie te va a obligar a que te conozcas mejor. Es una decisión. Autoconocerse es voluntario.

En CEPPE somos conscientes que no todos están en el momento de aprovechar su proceso de autoconocimiento. Porque tener las herramientas y sólo leerlas o acumularlas sin aplicarlas, sin volverlas parte de tu día a día, sin cambiar, no sirve de nada.

Por eso hablamos de que autoconocerse y evolucionar es un proceso que no acaba. Es una forma de vida en la que siempre te preguntas ¿quién estoy siendo?, ¿qué es lo que quiero?, ¿cómo puedo conseguirlo?.

Por ejemplo, cuando me reviso, me escucho, me veo y me sale una actitud que me sorprende porque no sabía que yo era así, puedo aplicar los elementos de autoevaluación, me centro con facilidad para elevar mi energía, para volver a mi esencia. Y para notarlo y hacer el ajuste oportuno, necesito estar despierta, consciente de mí. Por eso siempre estoy siendo. Y la meta es alimentar la búsqueda constante de mi mejor versión. Es una labor de todos los días.

“Cada día tenemos experiencias de vida nuevas, acogemos nuevas creencias.

Si tu nivel de consciencia es alto, puedes verlas, entenderlas y manejarlas”

Está comprobado. Una persona puede ser más feliz como consecuencia de un proceso de conocerse a sí misma.

Entre los testimonios de quienes viven nuestros programas como MBV, el eneagrama o el bootcamp de ikigai para descubrir su propósito y vivir con sentido, tenemos personas que dicen que este proceso les ha dado paz, o libertad, o esperanza. Porque conocerte te ayuda a entender cuáles heridas emocionales tienes y cómo las puedes sanar. Es como reconciliarte contigo mismo y facilitar enamorarte de ti para cultivar tu mejor versión.


Decidiendo el camino

Es común que se hable de las cualidades y las oportunidades de mejora de las personas. Todos tenemos problemas y queremos afinar nuestra capacidad para solucionarlos. Y qué bonito poder trabajar desde nuestros talentos, conociéndonos y creyendo en nosotros mismos. Porque sabiendo de dónde vienes puedes entender dónde estás y puedes decidir a dónde quieres llegar.

Tu norte no aparece. Puedes soñarlo pero para lograrlo tienes que decidir cómo llegar. Y para recorrer el camino necesitas conocer el inicio, ver todo el trayecto hasta el punto donde estás y decidir lo que debes cambiar para seguir en la ruta hacia tu meta.

Y déjame decirte, necesitas coraje, mucho valor para reconocer todo lo que te frena. Aquello impuesto por ti mismo o que pasivamente has permitido desde tu rol de víctima.

También necesitas ser valiente para aplicar los cambios. Porque te sacan de tu zona conocida y te incomodan.

Los cambios que decidas te llevan a re-aprender, a re-comenzar un nuevo tú. Y todo el nuevo ciclo para tu evolución comienza por ti, dando el paso para realmente conocerte, liderarte y vivir afinando tu mejor versión.

En la escuela CEPPE hablamos de un proceso que inicia en tu SER recorre tu AMAR en todas las dimensiones, identifica tu pasión en tu HACER y potencia tu felicidad en tu SERVIR.

Conocerte, es una evolución que sólo tú puedes decidir iniciar, continuar y mejorar como parte de tu forma de vivir. Todo un reto.

¿Te atreves a abrir tu caja de pandora? Cuando te decidas, te acompañamos.